Puertollano 2011Meditar no es un estado, no es una práctica, es un proceso que toma una dimensión especial cuando la conducta correcta, la salud física y mental, el flujo de energía y la actividad sensual, están sincronizas y en sintonía con el fin último del Yoga. Es esta finalidad la que concentra y fija la citta en pensamiento, palabra y acto, y la que determina que nada modifique su transparencia para que se pueda mostrar la verdadera naturaleza del individuo, su naturaleza Divina. La perfección esta atacada, interferida y el hombre/mujer es un ser descontrolado, más aún cuando los vrttis activan los kleshas. Tenemos la oportunidad de ser modificados con el vrtti del conocimiento correcto, pero la incapacidad para concentrar y captar la esencia de la verdad nos mantiene un tanto alejados, intoxicados mentalmente y con las virtudes humanas ocultas, muy ocultas.

Seminario en Puertollano 2011
Etiquetado en: